Grupos defensores de los inmigrantes corearon "Jesús era inmigrante" frente a la oficina de la gobernadora Susana Martínez el martes, cuando los legisladores regresaban a Santa Fe para una sesión especial que incluirá la propuesta de derogar una ley que permite a los inmigrantes ilegales obtener licencias de conductor.

La Red Fronteriza por los Derechos Humanos, con sede en El Paso, llevó algunas decenas de manifestantes a la capital del estado, con el objeto de cabildear a los legisladores para que rechacen la propuesta de Martínez.

El grupo Somos Un Pueblo Unido prevé realizar una protesta similar el jueves.