Los lugareños de un poblado en Filipinas festejaron la captura de un cocodrilo gigante el cual fue subido a un camión con una grúa después de que unas 100 personas tiraran de cuerdas para sacarlo de un arroyo. Sin embargo, la tranquilidad y la celebración duraron poco.

Tras la captura, el sábado, de un cocodrilo de mar de 6,1 metros (20 pies) de largo y 1.075 kilogramos (2.370 libras) de peso, las autoridades dijeron el martes que otro cocodrilo asesino, incluso más grande, quizá ande al acecho en los arroyos de la remota región sur del país.

El reptil, de unos 50 años de edad, según cálculos, es el de mayor tamaño al que se haya atrapado vivo en años recientes en Filipinas.

Las autoridades relacionadas con la fauna están interesadas en confirmar si el ejemplar es el más grande que se haya capturado en el mundo, dijo Theresa Mundita Lim, de la Oficina para la Protección de Areas y Fauna, que es entidad gubernamental.

El enorme reptil fue atrapado vivo tras una cacería de tres semanas en la municipalidad de Bunawan, provincia de Agusan del Sur, donde tenía aterrados a los pobladores. Un cocodrilo mató a un niño hace dos años sin que fuera atrapado y se sospecha que otro reptil similar es responsable de la desaparición de un pescador ocurrida en julio.

En agosto, los lugareños habían sido testigos de cómo un cocodrilo mató a un búfalo de agua.

Los pobladores de Bunawan celebraron la captura del cocodrilo. "El ambiente era de fiesta, muchísimos lugareños hicieron acto de presencia", dijo el alcalde Edwin Cox Elorde.