Las bolsas europeas se daban un respiro y subían hoy moderadamente a media jornada, con Zúrich disparada un 5 % después de que el Banco Nacional Suizo (SNB) decidiera limitar el tipo de cambio mínimo del euro en 1,20 francos.

Madrid avanzaba un 0,2 %, París y Fráncfort ganaban un 0,9 % y Londres lo hacía un 1,5 %.

El índice Euro-Stoxx 50, de las empresas más grandes de la zona del euro, subía un 0,7 % e incluso la bolsa de Atenas ganaba un 1,6 % tras una emisión de deuda con 26 semanas de vencimiento.

La bolsa de Zúrich lideraba las ganancias con una subida del 5 % por la depreciación del franco suizo frente al euro, de más del 9 %, después de que el SNB impusiera este límite al tipo de cambio de la divisa suiza por primera vez desde hace unos treinta años y asegurara que comprará divisas en caso de que sea necesario para defender la tasa de cambio mínima establecida.

La compañía de electrónica y tecnología ABB, el fabricante de relojes Swatch y los laboratorios Novartis subían un 5 %.

El euro se cambiaba a media jornada a 1,2033 francos pero antes del anuncio de la decisión del SNB llegó a 1,1019 francos.

Muchas empresas suizas ya habían revisado a la baja sus pronósticos de beneficio por el empeoramiento de sus posibilidades de exportar tras la fuerte apreciación del franco las últimas semanas ya que es el refugio de los inversores en momentos de crisis e incertidumbre.

La renta variable europea eludió la referencia negativa de algunos mercados asiáticos, si bien se mantiene un elevado nivel de nerviosismo en los mercados.

Los bancos comerciales de la zona del euro depositaron ayer en el Banco Central Europeo (BCE) 166.848 millones de euros (151.097 millones el viernes) pese a que la entidad monetaria sólo remunera los depósitos con un interés del 0,75 %, lo que muestra el aumento de las tensiones en el mercado de dinero, donde los institutos se prestan entre ellos.

El Nikkei de Tokio cayó un 2,21 %, hasta valor su mínimo desde abril de 2009.

El temor a la que la economía global entre de nuevo en recesión desplomó ayer a las bolsas europeas un 5 % y disparó las primas de riesgo de la deuda soberana de España, Italia y Grecia.

Algunos operadores dijeron que el BCE intervino hoy en el mercado secundario y compró de forma "agresiva" deuda española e italiana para estabilizar las primas de riesgo frente al Bund (bono alemán a diez años) cuya rentabilidad es del 1,85 %.

Esta compra contribuyó a frenar el aumento de la rentabilidad de la deuda española e italiana a diez años.

El interés de la deuda italiana se situaba a mediodía en el 5,16 %, frente al 5,60 % de las primeras horas de la negociación.

Además, la rentabilidad de la deuda española se situaba en el 5,18 %.

La entrada de pedidos a la industria alemana cayó con fuerza en julio un 2,8 %, frente al mes anterior, por la debilidad de la demanda extranjera.

La economía de la Unión Europea (UE) y la zona del euro creció en el segundo trimestre un 0,2 % en relación al primero.