La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) aseguró hoy que la no renovación de la credencial periodística a un corresponsal español en Cuba es "una muestra más de la intolerancia a la crítica y el miedo a la libertad" de su Gobierno.

El presidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, condenó la retirada de la acreditación de Mauricio Vicent, corresponsal de El País y de la Cadena Ser de España que trabaja en Cuba desde 1991, y expresó: "esta es una muestra más de la falta de libertad de prensa a la que lamentablemente nos tiene acostumbrado el Gobierno de Cuba".

En un comunicado, agregó que "el régimen cubano actúa siempre de la misma manera", en referencia a que cada vez que "recrudece la represión contra los disidentes -como los ataques contra las Damas de Blanco- cercena la libertad de información para tratar de esconder su intolerancia a la crítica y su miedo a la libertad".

Estas declaraciones tienen lugar después de que se conociera que el Centro de Prensa Internacional (CPI) del Ministerio de Exteriores cubano ha prohibido expresamente a Vicent publicar más informaciones desde Cuba y le ha informado que no será renovada su credencial de trabajo, imprescindible para ejercer la labor de corresponsal en ese país.

El diario El País explicó que esa decisión se basa en una norma de 2006 que regula la labor de la prensa extranjera en Cuba y establece que el permiso de trabajo puede ser cancelado temporal o definitivamente a un corresponsal que "ha faltado a la ética periodística y/o no se ajusta a la objetividad en sus despachos".

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Robert Rivard, recordó también hoy que esta organización ha denunciado reiteradamente la situación de la prensa extranjera en sus informes semestrales sobre la libertad de prensa en Cuba.

"Los corresponsales extranjeros son vigilados de cerca y el control oficial es estricto en cuanto a conminarlos a no cubrir temas sensitivos que pudieran afectar su estadía legal en el país, convirtiendo la autocensura en una práctica común, según han reconocido algunos de ellos", precisó Rivard, del diario estadounidense San Antonio Express-News.

El diario español ya rechazó "enérgicamente las acusaciones del régimen cubano" y aseguró en su edición del domingo que la decisión de retirar la acreditación de Vicent es "un atentado contra la libertad de expresión e información".

Además, reafirmó su compromiso de seguir informando de cuanto suceda en Cuba con el mismo rigor, respeto e independencia, y reveló que desde hacía un año las autoridades cubanas se negaban a renovar el permiso de trabajo de Vicent, por lo que este no podía asistir a conferencias de prensa y actos oficiales, aunque le permitían seguir publicando sus artículos.