La OTAN ha suspendido provisionalmente el traslado de detenidos a cárceles afganas hasta que se investiguen las acusaciones de tortura recogidas en un informe de la ONU pendiente de publicación, según informa hoy la BBC.

De acuerdo con la cadena pública británica, un documento de las Naciones Unidas que aún no se ha divulgado denuncia torturas a prisioneros, como palizas o electrochoques.

Las cárceles afganas mencionadas en el informe están dirigidas por el Departamento nacional de seguridad de Afganistán y se ubican en Herat, Khost, Lagman, Kapisa y Takhar, además de incluir también el notorio presidio de supuestos terroristas conocido como Departamento 124, precisa la BBC.

Un oficial de la OTAN declaró a la emisora pública que la suspensión del ingreso de prisioneros en esas cárceles era una medida "de cautela" hasta que las acusaciones sean investigadas.

"La ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad) ha tomado la prudente medida cautelar de suspender la transferencia de detenidos a ciertas dependencias hasta que podamos verificar las observaciones de un informe de una misión de la ONU en Afganistán", afirmó la fuente.