La firma estadounidense de capital de riesgo Carlyle inició hoy los trámites ante la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) para seguir los pasos dados por algunos de sus rivales, como los fondos de inversión Blackstone y KKR, y salir a bolsa.

La compañía fundada por el inversor David Rubenstein presentó hoy ante la SEC la documentación necesaria para presentar próximamente una oferta pública inicial de venta de acciones (OPV), aunque indicó en un comunicado que, por el momento, no se ha decidido el número de acciones ni el rango de precio de las mismas.

Según la documentación presentada, la OPV está valorada en cien millones de dólares y prevé ser efectiva el próximo año en la Bolsa de Nueva York (NYSE), aunque los expertos señalan que esa cantidad es simplemente simbólica y sirve para calcular las comisiones derivadas de su propuesta y otros detalles de la misma.

"Carlyle quiere utilizar los ingresos netos de la oferta para devolver sus deudas y para fines corporativos generales, como necesidades operativas, iniciativas de crecimiento, adquisiciones e inversiones estratégicas, así como para cumplir con compromisos de capital para sus fondos", señaló la firma en un comunicado.

En los documentos presentados ante la SEC, la firma divulgó públicamente por primera vez sus cuentas, que reflejan unos beneficios de 1.267,9 millones de dólares para los primeros seis meses del año (hasta el pasado 30 de junio), muy por encima de los 304,3 millones del mismo período de 2010.

Además, la facturación de la firma se elevó hasta los 2.073,1 millones de dólares también en el primer semestre de 2011, casi el triple de los 762,5 millones que ingresó un año antes.

Carlyle es una firma de capital privado que invierte en empresas, bienes inmobiliarios y proyectos financieros de todo el mundo, y que cuenta con más de 1.100 empleados en 22 países.

Con su intención de salir a bolsa, la firma de Rubenstein sigue los mismos pasos que algunas de sus rivales, como Blackstone, KKR o Apollo, en un momento de gran turbulencia para los mercados financieros en todo el mundo.

Antes de la media sesión, las acciones de Blackstone caían el 6,76 % en la Bolsa de Nueva York, donde en lo que va de año acumulan un descenso del 14,2 %; mientras que las de KKR caían el 3,99 % (-21,97 % desde enero) y las de Apollo Global Management subían el 0,58 %, aunque su valor ha bajado el 33,02 % desde inicios de año.