Casi seis decenas de incendios forestales en Texas (EE.UU.) han arrasado unas 40.500 hectáreas y destruido más de un millar de casas desde el fin de semana, informó hoy en una rueda de prensa el gobernador del estado, Rick Perry.

El gobernador abandonó ayer la campaña política por la candidatura presidencial de EE.UU. y retornó a Texas para encabezar la lucha contra el fuego.

Por su parte, el Servicio Forestal de Texas indicó que casi 600 viviendas quedaron destruidas por un incendio en el centro del Estado que aún arde fuera de control.

En la última semana el Servicio Forestal ha respondido a avisos de 181 incendios forestales.

"Texas se encuentra ahora en una situación difícil", dijo el jefe de la División de Gestión de Emergencias de Texas, Nim Kidd.

"Nuestra prioridad es simple: lo principal es la protección de la vida a toda costa", añadió Kidd.

Los bomberos en Texas reanudaron hoy sus esfuerzos para controlar más de 60 incendios forestales que han arrasado miles de hectáreas y han destruido medio millar de viviendas cerca de Houston.

El Servicio Forestal indicó esta mañana que han amainado los vientos que alimentaron el peor de los incendios, que ha arrasado unas 10.100 hectáreas en el condado Bastrop, y eso podría ayudar a la labor de los bomberos.

Ese incendio destruyó 476 casas, más que todos los otros fuegos ocurridos en lo que va del año en Texas, según el Servicio Forestal.

En las cercanías de Houston un incendio que ya ha quemado 20 casas y ha arrasado 650 hectáreas amenazaba anoche algunos barrios en los condados de Montgomery y Grimes.

El teniente Dan Norris, portavoz de la jefatura de Policía del Condado Montgomery, indicó al diario Houston Chronicle que un bombero resultó herido y uno de los camiones cisterna quedó destruido en los incendios en el área de Magnolia.

Otro incendio, también en el área de Magnolia, ha quemado unas 45 hectáreas pero ya estaba contenido anoche, añadió Norris, mientras que seguía ardiendo un incendio que ha cubierto 50 hectáreas en Oak Ridge North.

Ralph Cullom, portavoz del Servicio Forestal de Texas, indicó que un incendio iniciado el domingo de noche cerca de Nacodgoches había cubierto hasta ayer, lunes, unas 140 hectáreas y había forzado la evacuación de unas 60 familias.

No se ha informado de heridos en los incendios de Bastrop, pero sí de dos personas muertas en un incendio en el norte de Texas.

El fuego avanzó tan rápido cerca de Gladewater, al este de Dallas, que alcanzó una caravana antes de que pudiera escapar una mujer con su hijo de 18 meses de edad. Ambos murieron, informó la policía.