La ley de consulta previa, que obliga al Estado a consultar a las comunidades nativas antes de aprobar proyectos de desarrollo en sus tierras, fue promulgada hoy por el presidente peruano, Ollanta Humala, en la región Amazonas, donde hace dos años estalló una violenta protesta con 34 muertos.

El mandatario llegó al centro poblado de Imacita, en la provincia selvática de Bagua, para promulgar la ley aprobada en forma unánime por el Congreso peruano en agosto pasado.

Humala afirmó que con la promulgación se está dando "un paso importante en la construcción de una Nación", pues se trató de una ley "largamente esperada y postergada desde el Congreso anterior, en el cual por intereses económicos, o por miedo a consultar al pueblo, se opusieron y no permitieron que esta ley se diera".

El jefe de Estado apuntó que el problema que debe abordar su Gobierno, respecto a las comunidades nativas, no es la promulgación de una ley sino "la construcción de una república que respete a todas sus nacionalidades en todo el territorio".

"El Estado que representa todas las culturas, en la práctica solo está representando a una sola cultura y no es awajún ni aguaruna", dijo en referencia a dos de las comunidades selváticas más numerosas en Perú.

A mediados de 2009, las comunidades indígenas hicieron una larga protesta contra el Gobierno de Alan García pidiendo esta ley de consulta previa, que se basa en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ratificado por Perú hace más 16 años, y en contra de las normas aprobadas por el Gobierno, que consideraron contrarias a sus derechos sobre la tierra.

La protesta terminó con un enfrentamiento con la Policía en las afueras de la ciudad de Bagua, capital de Amazonas, que dejó 34 muertos, 24 de ellos policías.

Humala dijo que, gracias a la norma, los nativos podrán ser tratados como ciudadanos, "y no como niñitos a los que no se les consulta nada", además de que fortalecerá el proceso de inversiones en la Amazonía.

"Van a tener que ser consultados, la vinculancia (obligatoriedad) o no (de la consulta), no es importante, sino que se recoja la opinión de los poblados", anotó el gobernante en declaraciones a TV Perú.

Humala dijo que esta ley es un paso importante para que las comunidades puedan expresar su voluntad, en forma libre y soberana, y que "no se dejen avasallar por poderes económicos ni falsos liderazgos".