Un hombre que aseguraba tener un explosivo en una mochila y que estaba acompañado de una niña — al parecer su hija — suscitó el martes un confuso caso de rehén cerca de un complejo judicial en Australia, dijo un testigo.

La policía informó a través de un comunicado que se desconocen los motivos del hombre para ingresar a los bufetes de abogados colindantes al complejo judicial en el suburbio de Parramatta, en la zona oeste de Sydney. También dijo desconocer "qué posee" el hombre.

La policía acordonó el inmueble y varios empleados de oficinas ubicadas en cuadras cercanas fueron desalojados.

La empleada Betty Hor dijo que estaba trabajando en la recepción de los bufetes cuando el hombre llegó en la mañana del martes y pidió ver a alguien de quien nunca había escuchado. El hombre estaba acompañado de una niña de unos 10 u 11 años, indicó.

El hombre subió por las escaleras y poco después regresó a la recepción, donde insistió en su petición. Hor le reiteró que desconocía al hombre que andaba buscando.

Hor relató que el hombre arrojó un libro sobre el escritorio de la recepción y le dijo que llamara a quien buscaba y también a la fiscalía regional para que "les digas que tengo un explosivo en mi mochila".

La empleada llamó a la policía y el hombre subió por las escaleras a un bufete con la niña, quien le llamaba "papá".

Hor afirmó que el hombre parecía frustrado y molesto. Aseguró que nunca antes lo había visto.

Las imágenes de la televisión mostraron el hombre observando a través de una ventaja del segundo piso. Estaba sin camisa y llevaba una peluca como las que usan jueces y abogados en las cortes de Australia.