El Gobierno de Ecuador declaró hoy el "estado de excepción" en la Función Judicial, por los próximos sesenta días, para acometer una reorganización integral de ese poder del Estado.

Mediante un decreto, el Ejecutivo decidió aplicar la medida excepcional "a fin de resolver la situación crítica por la que atraviesa" la justicia, "garantizar" el acceso a ella por parte de la población y "prevenir una inminente conmoción interna".