Grecia recabó el martes 1.300 millones de euros (1.800 millones de dólares) en una subasta de bonos gubernamentales a 26 semanas a una tasa un poco menor en comparación con una venta similar del mes pasado.

La agencia que administra la deuda informó que se vendieron bonos con un rendimiento de 4,80%, marginalmente menor que el 4,85% de la subasta del 9 de agosto.

La subasta fue sobresuscrita 3,02 veces, en comparación con 3,06 veces en la venta de agosto.

La venta llega mientras los costos de financiamiento de largo plazo de Grecia se han disparado. La diferencia, o spread, entre las tasas de interés de los bonos griegos a 10 años y el equivalente de referencia alemán ha aumentado a más de 17 puntos porcentuales.

Atenas depende de los fondos de dos programas de rescate internacionales para no caer en moratoria.