El director de cine español Pablo Lapiedra negó el martes haber filmado películas pornográficas con menores de edad y pidió no ser extraditado a Colombia, donde se lo acusa de un delito de pornografía infantil.

Lapiedra fue detenido en Barcelona el 17 de marzo. Está acusado de haber grabado vídeos utilizando a menores, entre ellas una colombiana, y después distribuirlos a través de Internet.

En la vista de extradición celebrada en la Audiencia Nacional de Madrid Lapiedra se declaró inocente y dijo no saber que la joven colombiana era menor.

El abogado del director, José Luis Fuertes, aseguró que la mujer tenía documentación que acreditaba su mayoría de edad y que la contrató de buena fe, aunque reconoció que posteriormente averiguaron que esos documentos eran falsos.

El juez Pablo Ruz decidirá en las próximas semanas si accede a la extradición de Lapiedra. El delito que se le imputa en Colombia conlleva una pena de hasta 12 años de cárcel. Cabe también la posibilidad de que el acusado sea juzgado en España, donde enfrenta una condena de entre cinco y nueve años de prisión.

Las autoridades colombianas investigaban al director desde 2008, después de que el rector de un instituto de Medellín interpuso una denuncia porque una alumna aparecía en un vídeo pornográfico.

Tras seguir la pista de esa grabación llegaron hasta Lapiedra y su mujer, que trabaja como actriz pornográfica. Después constataron que ambos residían en Madrid y que ella aparecía en algunas de las filmaciones.

Una de las supuestas víctimas explicó en su declaración que le pagaron unos 900 dólares por aparecer en una de las cintas y que le aseguraron que los vídeos no se distribuirían en Colombia.