Los demócratas del Senado estadounidense revelaron el lunes una iniciativa de ley que busca otorgar 6.000 millones de dólares en asistencia por desastre para ayudar a los nuevos damnificados por el huracán Irene y a aquellos afectados por el huracán Katrina.

La legislación podría desatar una batalla con los republicanos en la Cámara de Representantes, quienes cuentan con el respaldo del movimiento conservador Tea Party y que dicen que el Congreso debería reducir el gasto federal en otras partes para financiar la ayuda a los damnificados.

Los demócratas argumentan que el pacto presupuestario promulgado el mes pasado por el presidente Barack Obama permite que la asistencia federal por desastre sea canalizada como gastos de emergencia, fuera de los límites del presupuesto.

La Casa Blanca dice que se necesitan 6.700 millones de dólares para atender las necesidades de las víctimas de desastres el año próximo.

Una comisión de asignaciones del Senado responsable del presupuesto de la agencia federal para Manejo de Emergencias aprobó la iniciativa por votación oral.