Una corte constitucional podría dictaminar que el gobierno de Alemania debe consultar a sus legisladores sobre rescates financieros para países fuertemente endeudados que utilicen como moneda corriente el euro, una previsión que podría entorpecer aún más la ya lenta respuesta de la Unión Europea a su crisis de deuda.

La corte dará su fallo el miércoles sobre una impugnación interpuesta para la participación alemana en el fondo de rescate de la eurozona. Los analistas consideran que es poco probable que descarte toda la ayuda alemana para otros países de la zona euro, pero podría incorporarle los requerimientos adicionales para forzar a la canciller Angela Merkel a obtener la aprobación de los legisladores para prestar más dinero.

El parlamento alemán votó en favor de unirse al rescate financiero de mayo de 2010 para evitar que Grecia cayera en impago de sus deudas, y para apoyar los 440.000 millones de euros del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera con unos 147.000 millones de euros.

El legislador conservador Peter Gauweiler y un grupo de profesores — que también demandaron para tratar de impedir que Alemania adoptara el euro — impugnaron judicialmente el rescate y el fondo de estabilidad, argumentando que los rescates han violado el derecho constitucional del parlamento a controlar el gasto del dinero de los contribuyentes.

La corte también podría fallar en contra de entrar en una responsabilidad compartida por las deudas de otros países, una decisión que podría complicar cualquier recurso para emitir eurobonos, una solución ampliamente propuesta para la crisis crediticia.

La respuesta de los funcionarios europeos frente a la crisis y los temores de que algún otro país caiga en el mismo problema han sido criticados de lentos, y los requisitos adicionales — como la consulta con un parlamento — causaría más lentitud en los procesos de reacción del fondo.