Una piloto se comunicaba con su novio por radio antes de que sus aviones se estrellaran en el aire la semana pasada en Alaska, matándolo, dijo un investigador federal.

Ambos pilotos despegaron de diferentes poblados en la zona occidental de Alaska el viernes, pero se encontraron en el aire rumbo a Bethel, Alaska, le dijo el domingo al diario local Anchorage Daily News el investigador de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, Clint Johnson.

Kristen Sprague, de 26 años, volaba en una avioneta Cessna 207 de la empresa transportista de carga rural Ryan Air, de acuerdo con policías estatales. Sprague tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia con una ala dañada pero no resultó herida.

La otra aeronave, una avioneta Cessna 208 Caravan, se estrelló e incendió el viernes alrededor de la 1:30 de la tarde cerca del poblado de Nightmute, a unos 640 kilómetros (400 millas) al oeste de Anchorage, causando la muerte de Scott Veal, de 24 años, de Kenai, Alaska. Ambos pilotos iban solos en sus aviones.

Fue el tercer choque en el aire en el estado desde julio. Un investigador federal de accidentes dijo que los dos choques anteriores fueron causados por el mismo factor: la dificultad de ubicar un avión en zona montañosa.

Durante el choque del viernes, ambos pilotos viajaban a Bethel y se comunicaban entre sí mediante una frecuencia antes preparada, dijo Johnson. Es muy pronto como para que la investigación establezca si un error de los pilotos fue factor en el accidente.