China aseguró que no supondrá una "amenaza militar" para otros países y que sus únicos objetivos serán "salvaguardar la soberanía y seguridad de China frente a amenazas como el separatismo o el terrorismo", según el libro blanco "Desarrollo pacífico de China", publicado hoy.

Según el documento oficial, hecho público por la Oficina de Información del Consejo de Estado, China se limitará a proteger su soberanía y seguridad así como la integridad territorial y los intereses de desarrollo nacional, algo para lo que es "necesaria" la modernización de los equipos militares.

Además, en el texto, se destaca el hecho de que China tenga más de 22.000 kilómetros de frontera terrestre y otros 18.000 de costa, algo que justifica una inversión en defensa "adecuada y moderada, en consonancia con las necesidades en materia de seguridad de China".

Según el libro blanco, el país asiático seguirá el principio de no atacar a otros territorios a menos que estos hayan atacado primero y se muestra partidario de los intercambios militares internacionales al tiempo que condena cualquier forma de terrorismo.

El país asiático aumentó su presupuesto de defensa para este año en un 12,7 por ciento hasta los 91.500 millones de dólares, destinados a modernizar el mayor ejército del mundo por número de efectivos, con más de 2 millones. EFE