Nuevos restos humanos fueron encontrados el martes por rescatistas en el mar en torno a la isla Robinson Crusoe donde el viernes se estrelló un avión con 21 personas y se informó que se rastrea un Iphone que se activó por breves instantes al momento del accidente.

"Encontramos nuevamente restos humanos", anunció en una rueda de prensa en la isla el ministro de Defensa, Andrés Allamand, quien encabeza el operativo de rebusca de los cuerpos de 17 de los 21 ocupantes del avión. Cuatro cuerpos fueron recuperados el sábado.

El accidente causó conmoción nacional porque entre las víctimas figura Felipe Camiroaga, uno de los más populares animadores de la televisión chilena, a quien se le rinden homenajes desde el día del accidente. El gobierno decretó dos días de duelo nacional por la tragedia.

En un informe oficial el martes, se reveló que el dia del accidente, familiares de uno de los ocupantes de la nave recibieron por breves momentos la señal activada de su aparato Iphone. Se busca el aparato en el lecho marino, informó el general Maximiliano Larraechea, secretario general de la fuerza aérea.

En el amplio operativo de búsqueda de las víctimas participan alrededor de mil personas entre militares y civiles de cinco naves enviadas al archipiélago Juan Fernández, del cual forma parte la isla Robinson Crusoe. Además se cuenta con tres helicópteros, y de comandos del ejército para rastrear la escarpada costa de la isla, distante 670 kilómetros del continente.

Los restos encontrados este martes estaban esparcidos en una amplia zona de varios kilómetros, según dijo el ministro,quien destacó que "estamos luchando contra la fuerza implacable de la naturaleza: vientos que son muy fuertes, corrientes submarinas de gran intensidad. La verdad es que hasta ahora el mar no nos da respiro".

Allamand reveló también que se encontraron numerosos fragmentos del avión siniestrado, pero de un tamaño no superior a los 50 centímetros.

El titular de Defensa señaló que con la ayuda de un sonar del buque madre de submarinos Merino sed efectúa un "barrido de aquella zona en que nosotros seguimos pensando se produjo el impacto".

Agregó que "hemos identificado lo que hemos llamado dos áreas de interés" en las que se han localizado restos que podrían pertenecer al avión, en los que estarían atrapados los cuerpos. Los cuatro cadáveres hasta ahora recuperados fueron hallados el sábado flotando en el agua por pescadores.

Entre los que falta encontrar, figura Camiroaga, quien junto al empresario y filántropo Felipe Cubillos había viajado a la isla para inaugurar obras de reparación de los destrozos causados por un tsunami en febrero de 2010.

El lunes el sonar del buque Merino detectó objetos en el fondo del mar, pero resultaron ser rocas y un cardumen, según comprobaron los buzos. Sólo se han encontrado algunos objetos y partes menores del fuselaje.

Allamand señaló que en la búsqueda se trabajará también con dos robots. Además del Merino, en la isla se encuentran dos fragatas y un remolcador.

En la difícil tarea de encontrar los cuerpos participa asimismo una vidente que en anteriores ocasiones ha trabajado con la policía en el esclarecimiento de casos y que según Allamand ha aportado antecedentes verosímiles.

Mientras algunos pilotos han criticado el vuelo que emprendió el avión Casa 212 por las condiciones meteorológicas imperantes el viernes en la isla, con fuertes ráfagas de viento, el general Larraechea, señaló que la tarea prioritaria es encontrar a las víctimas antes que buscar responsabilidades.

El avión era pilotado por la teniente Carolina Fernández, de 26 años, quien según algunos pilotos civiles no habría tenido la experiencia suficiente para maniobrar un aparato como el Casa 212 en un aeropuerto de tan difíciles condiciones.

El avión, aparentemente por efecto de las fuertes ráfagas, debió abortar dos intentos de aterrizaje. Cuando hacía su tercer intento desapareció en el mar, que en ese sector tiene una profundidad de entre 60 y 100 metros.

La joven piloto había realizado anteriores vuelos a la isla.