La española Carla Suárez terminó su aventura en el Abierto de Estados Unidos tras sucumbir ante la alemana Andrea Petkovic, décima favorita del torneo, por 6-1 y 6-4, en 1 hora y 24 minutos de partido.

La canaria, pese a la derrota, ha firmado un gran torneo, alcanzando por primera vez los octavos de final de este Grand Slam y dejando atrás las lesiones que le han mantenido tanto tiempo alejada de las pistas, a pesar de que ha jugado todo el campeonato con unas molestias estomacales, que le han producido vómitos.

En el partido de hoy pocas opciones le dio la jugadora germana y eso que no comenzó mal, ya que dispuso de un 0-40 en el tercer juego que no aprovechó. Pero fue un espejismo. Petkovic no sólo enjugó los tres 'break points' sino que encadenó cinco juegos consecutivos para apuntarse el primer set.

La alemana, apoyada en un gran servicio, dominó a la española con su derecha e impidió a Carla sentirse cómoda en la pista, moviéndola de lado a lado.

No mejoraron las cosas en inicio de la segunda manga. La última jugadora española que quedaba en el cuadro individual tenía muchos problemas para mantener su servicio. Lo consiguió con apuros en el primero, pero perdió los dos siguientes, y dejó encarrilado el triunfo a la alemana.

A Petkovic le tembló el pulso a la hora de cerrar el partido cuando disponía de un 5-1 y la española lo aprovechó para recortar diferencias y colocarse con un 5-4. La canaria buscó el imposible en el décimo juego pero no pudo y Petkovic volvió a deleitar a los aficionados con su tradicional baile con el que celebra cada victoria.