La inflación en Brasil alcanzó un acumulado de 7,23% en los últimos 12 meses hasta agosto, el nivel más alto en seis años y lejos de la meta oficial, informó el martes el organismo oficial de estadística.

En agosto, el Indice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), principal indicador inflacionario del país, alcanzó 0,37%, por encima del 0,16% de julio, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (Ibge).

El IPCA acumulado en los últimos 12 meses es también el más alto desde junio de 2005, cuando alcanzó 7,27%, y está lejos de la meta oficial trazada por el Banco Central para 2011 de 4,5% con un margen de variación de dos puntos porcentuales.

La noticia del repunte inflacionario se produjo una semana después de que el Banco Central redujo la tasa referencial de intereses Selic a 12% desde 12,5% anual al argumentar que había indicios de un declive en el índice de precios al consumidor.

El IPCA es utilizado por el Banco Central como instrumento de referencia para determinar variaciones en la tasa Selic.

Según el Ibge, los precios de agosto fueron presionados por los alimentos, que habían tenido una variación negativa en julio y en agosto crecieron 0,72%, con lo cual fueron responsables de casi la mitad de la inflación del mes.

También tuvieron aumentos significativos de precios los sectores de vivienda, electrodomésticos y vestuario, mientras que el de transporte tuvo un descenso.