El auge de las materias primas ha traído un período de bonanza a Bolivia, pero la economía del país andino es cada vez más dependiente de los minerales e hidrocarburos, cuyas exportaciones sin valor agregado significaron el 85% del total exportado hasta julio.

En los primeros siete meses del año, el valor de las exportaciones de hidrocarburos y minerales alcanzó 4.863 millones de dólares, 39% más respecto del mismo período de 2010 por efecto del aumento de precios en el mercado internacional, informó el martes el Instituto Nacional de Comercio Exterior (IBCE).

Los hidrocarburos aumentaron sus ventas al exterior en 31% comparado con los siete primeros meses de 2010.

En cambio, las exportaciones no tradicionales --exportaciones agropecuarias, manufacturas y textiles-- tuvieron "un preocupante descenso del 15% en valor y 35% en volumen" respecto del mismo lapso de 2010.

"Su participación sobre las exportaciones globales fue de apenas 15% a julio de 2011... Casi todos los rubros no tradicionales cayeron en sus exportaciones, excepto los cueros", indicó el IBCE, una organización vinculada a sectores empresariales.

Las exportaciones de soja disminuyeron 11% respecto de 2010, el girasol y derivados 38% y los textiles 39%. Las exportaciones agropecuarias ocuparon el tercer lugar después del gas natural y los minerales.

Bolivia exporta zinc, estaño, plata y plomo, entre otros, cuyos precios alcanzaron máximos niveles este año; y gas natural a Brasil y Argentina.

En el año 2000, los hidrocarburos y minerales significaban el 52% del total exportado, mientras que las exportaciones no tradicionales alcanzaban 48%. En 2005, un año antes del ascenso de Evo Morales a la presidencia, la relación era de 69% de exportaciones tradicionales contra 31% de no tradicionales.

Según el IBCE, que basó su estudio en información oficial, la caída más preocupante se dio en el volumen producido.

El buen desempeño de las exportaciones tradicionales contradice la aspiración de Bolivia y del gobierno de Morales de depender menos de las materias primas y aumentar la producción con valor agregado.

No obstante los buenos precios, el crecimiento de la economía ha sido modesto, dicen analistas. En 2008 llegó a 6,1%, el nivel más alto, en 2009 cayó a 3,4% y en 2010 cerró en 4,1%. Este año se estima que llegará a 5%.