La Procuraduría General de Brasil anunció hoy que ha bloqueado las participaciones que el Gobierno libio y el líder de ese país, Muamar Al Gadafi, mantienen en el país a través de dos bancos controlados por el Banco Central de Libia.

Según dice un comunicado oficial, la medida apunta a "impedir el armamento de fuerzas ligadas al dictador" y fue adoptada con el objetivo de dar "efectivo cumplimiento a las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas".

La Procuraduría precisó que fueron bloqueadas acciones de titularidad del Banco Central de Libia en el Banco ABC Brasil y en la firma ABC Brasil Distribuidora de Títulos y Valores Mobiliarios, ambas con sede en Sao Paulo.

El comunicado explica que el Banco Central de Libia controla en forma indirecta esas dos instituciones brasileñas a través del Arab Banking Corporation (ABC), que tiene su sede principal en Baréin.

La nota indica además que Brasil, como miembro de la ONU, "tiene la obligación de cumplir sus compromisos internacionales, así como todas las obligaciones estipuladas en las resoluciones del Consejo de Seguridad".

Brasil, como actual miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, apoyó las sanciones económicas adoptadas por ese organismo contra Libia, pero se abstuvo de respaldar las acciones militares a las que fueron autorizadas las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)

Hace díez días, preguntado sobre la posibilidad de que las sanciones económicas fueran levantadas debido a la virtual caída del régimen de Gadafi, el canciller brasileño, Antonio Patriota, declaró que esa decisión no será tomada en forma unilateral, sino que Brasil esperará a que sea adoptada por el Consejo de Seguridad.

Brasil, además, aún no ha reconocido al Consejo Nacional de Transición (CNT), que agrupa a los rebeldes libios, aunque Patriota ha matizado que su país "no reconoce Gobiernos, sino Estados".

Aún así, admitió que el Gobierno brasileño ha tenido contactos con miembros del CNT, que han garantizado que las operaciones de las empresas de este país en Libia no sufrirán ninguna consecuencia por la falta de apoyo a los ataques de la OTAN, que han sido definitivos para el avance de los rebeldes.