El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Antenor Rosales, dijo hoy que el próximo Gobierno, que tomará posesión en enero de 2012, deberá "revisar todas las políticas" de subsidios, restringiéndolos a los más necesitados.

"Es importante revisar todas las políticas" de subsidios y "seguramente la administración que asuma el Gobierno de Nicaragua en el año 2012 va a tener que revisarla", señaló a periodistas el funcionario, tras sostener un encuentro con una misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) que se encuentra en Managua.

Sostuvo que esas políticas deben mantener el subsidio a los "sectores más empobrecidos".

Según Rosales, los nicaragüenses deben prepararse para la aplicación de políticas económicas "claras" que harán "más competitivos a los productores" y permitirá a "los generadores, distribuidores y todo el sector energético gozar de sanidad financiera".

El Gobierno de Daniel Ortega autorizó en junio pasado desembolsar 107,2 millones de dólares proveniente de la cooperación venezolana para subsidiar la tarifa de energía eléctrica a 528.000 clientes que consumen menos de 150 kilovatios al mes.

Los fondos de la cooperación venezolana suman 1.599,9 millones de dólares desde que Ortega, que se presentará a una polémica reelección en los próximos comicios de noviembre, asumió el poder en enero de 2007.

Esos recursos son administrados al margen de la ley del presupuesto nacional

El representante del FMI en Managua, el argentino Gabriel Di Bella, ha sugerido a Nicaragua "tener cuidado" en cómo utiliza los flujos de cooperación y enfocar el tema de los subsidios.

Di Bella explicó recientemente que si los flujos de cooperación generan gastos "demasiados altos, que no puedan ser después sostenidos en el tiempo", se debe "encontrar la forma de ir ajustando gradualmente para, justamente, poder sostenerlos".

En ese sentido, dijo que la tarifa eléctrica debe reflejar el costo verdadero de la generación "de manera progresiva" y que los subsidios cubran únicamente a "aquellos sectores que efectivamente tienen que estar focalizados (beneficiados)".

Por su parte, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, auguró que el próximo año habrá un incremento en la tarifa de energía, tanto en Nicaragua como en el resto de Centroamérica.

"Estamos enfocados en hacer un llamado a las empresas a ahorrar energía, porque esta es una situación que indiscutiblemente va a afectar la estructura de costos de las empresas", advirtió.

Por otro lado, el titular del banco emisor del Estado admitió que hoy "discutieron mucho" con la misión del FMI sobre las metas de crecimiento que Nicaragua estableció para este año entre 3,5 y 4 %, y para 2012 cifró en 3,8 %.

"Si hay que hacer los esfuerzos que demuestren que los datos de las proyecciones de 2012 conducen a una realidad económica internacional, regional y nacional que nos digan que el crecimiento es menor al 3,8 %, pues lo vamos a considerar, a discutir y así lo vamos a plasmar", apuntó.

Una misión técnica del FMI realiza la séptima y última revisión del acuerdo económico firmado por ambas partes en octubre de 2007.

Las autoridades nicaragüenses esperan aprobar la revisión del acuerdo económico firmado con el FMI y que concluye en diciembre próximo.