Las autoridades argelinas han expulsado o han rechazado la entrada en su territorio de varios ministros libios y otros antiguos responsables del régimen de Muamar al Gadafi, reveló hoy el diario local Echourouk.

El último caso de este tipo se registró ayer, cuando las autoridades argelinas negaron la entrada en el país a una alta responsable o ministra de Educación, cuya identidad no ha sido revelada, que se disponía a cruzar la frontera con Argelia en el paso de Debdeb.

Hace algunos días, el Gobierno argelino decidió expulsar a un exministro libio de Juventud y Deportes, identificado como Fatah Mohamed Senusi, y a uno de sus hijos, al igual que ocurrió con el antiguo director de la radio estatal libia.

Todos ellos habían entrado en Argelia al principio del mes del Ramadán, que coincidió con el comienzo de agosto pasado, según la misma fuente.

Estas decisiones siguen las recientes instrucciones dadas por el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, a todas las administraciones civiles y militares sobre la acogida de ciudadanos libios, según el diario.

La más importante estipula que toda persona que haya ocupado puestos de responsabilidad en Libia o cualquiera considerada próxima al régimen tiene prohibido el acceso a Argelia.

La semana pasado, las autoridades argelinas rechazaron la entrada de 30 oficiales de las fuerzas fieles a Gadafi, así como a miembros de su familia que solicitaron el estatus de refugiados en la frontera entre ambos países.

El 29 de julio, el Gobierno argelino anunció que había acogido a Safia, la esposa de Gadafi, y a tres de sus hijos -Aisha, Hanibal y Mohamed- por "razones humanitarias".

El ministro argelino de Asuntos Exteriores explicó que había informado de esa decisión a la ONU, al Consejo de Seguridad y a Mahmud Yibril, presidente del comité ejecutivo del Consejo Nacional Transitorio (CNT), el órgano político de los rebeldes libios.