PJ Harvey se convirtió el martes en la primera música en ganar por segunda ocasión el Premio Mercury al álbum del año, el reconocimiento más prestigioso a la música original en Gran Bretaña, y superó a la estrella soul Adele con su octavo disco de estudio "Let England Shake".

Muchos esperaban que Adele se llevara el reconocimiento en su 20ma edición después de que se impusiera en las listas de popularidad, dentro y fuera de Gran Bretaña, por su álbum "21".

Sin embargo, la noche de la premiación trajo la mayor sorpresa cuando se reveló que Harvey era la ganadora del trofeo y las 20.000 libras esterlinas (31.885 dólares) del reconocimiento. Y si las cosas salen como se acostumbra, su álbum aclamado por la crítica, será un éxito de ventas.

Al recibir el premio, ataviada con un vestido blanco de mangas largas complementado con un corsé del mismo color, la música originaria de Dorset recordó cuando gano su primer Mercury por el disco "Stories from the City, Stories from the Sea" hace una década.

"Cuando gané la vez pasada, que fue hace 10 años el 11 de septiembre de 2001, estaba en Washington D.C. viendo cómo se quemaba el Pentágono desde la ventana de mi hotel, me da gusto estar aquí".

Se consideraron 240 álbumes para conformar la lista de 12 finalistas anunciada el 12 de julio ante el presidente del jurado Simon Frith y un grupo selecto de músicos y expertos de la industria musical que seleccionaron a la ganadora.

"Let England Shake" se grabó en una iglesia de Dorset y contó con la participación de tres viejos amigos de Harvey: Mick Harvey, John Parish y Flood, quienes crearon una colección de canciones sobre la futilidad de la guerra, el significado de ser inglés y la historia británica.

Fue lanzado en Gran Bretaña en febrero de 2011e incluye los sencillos "The Glorious Land" y "The Words that Maketh Murder", el cual interpretó PJ Harvey durante la ceremonia.

"Me llevó un tiempo escribir este álbum y es muy importante para mí", dijo la música en el escenario. "Quería hacer algo que fuera significativo, no sólo para mí sino para las otras personas y esperaba hacer algo imperecedero".

El Premio Mercury reconoce al mejor álbum del año de algún artista británico o irlandés desde 1992. No se limita a un sólo género sino que más bien es una especie de diapositiva del panorama musical en el país.

Entre los ganadores anteriores destacan Pulp ("Different Class") reconocido en 1996, Dizzee Rascal ("Boy in da Corner") en 2003 y los Arctic Monkeys ("Whatever People Say I Am, That's What I'm Not") en 2006.