China "debe equilibrar su economía para garantizar su crecimiento", ya que no puede depender sólo de la inversión y las exportaciones en un escenario a largo plazo, dijo el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, en una rueda de prensa ofrecida hoy en Pekín.

Zoellick aseguró que algunos motores económicos del mundo como Estados Unidos, Japón o Europa tienen "problemas estructurales de crecimiento" y que, por ejemplo, las medidas llevadas a cabo por los gobiernos europeos "podrían ejercer más presión sobre los bancos".

Asimismo, el presidente del Banco Mundial, que concluyó con esta rueda de prensa una visita de cinco días a China, declaró que lo más importante para China ahora "es saber cómo lograr los objetivos medioambientales, de productividad, bienestar social y estabilidad marcados para los próximos años".

Acerca de la revalorización del yuan, Zoellick precisó que el asunto se ha tratado con los responsables de las políticas monetarias chinas, ya que es un tema importante "pero no suficiente para arreglar los problemas estructurales que pueda tener China".