El exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, que regresó ayer a París, se explicará públicamente "en los próximos quince días" sobre las acusaciones en su contra por agresión sexual.

Así lo dijo hoy Anne Hommel, persona próxima al político socialista francés, ante numerosos periodistas y cámaras de televisión que aguardaban noticias de Strauss-Kahn delante del domicilio de este en el centro de la capital francesa.

"Será más fácil para todos si él y su esposa pueden disfrutar de su libertad y circular con normalidad", agregó Hommel, quien apeló a la prensa a dejar tranquilos a ambos y a los ciudadanos y los comerciantes de la zona en la que reside Strauss-Kahn, en el barrio de Le Marais.

Strauss-Kahn regresó el domingo a la capital francesa después de estar preso cuatro meses en Nueva York y tras archivarse la causa contra él por presunta agresión sexual a una trabajadora de un hotel.

El vespertino "Le Monde" precisa que en su entorno se está considerando una intervención por televisión en los próximos diez días.

La intención de Dominique Strauss Kahn, según completa el diario, es la de "reconstruir una relación con la opinión pública que permita considerar que puede ser todavía útil al país".

"Le Monde" cuenta que varios institutos demoscópicos analizan la reacción de la opinión pública francesa -en especial los votantes socialistas y el electorado femenino- ante lo ocurrido en los últimos meses para ver cómo se recibirían las explicaciones de Strauss-Kahn.

En los últimos días se ha sabido que los abogados le han aconsejado no dar detalles sobre lo que ocurrió en el hotel de Nueva York.

El portavoz del Partido Socialista (PS), Benoît Hamon, saludó el regreso de Dominique Strauss-Kahn como una "buena noticia", aunque agregó que no cambia "nada en el calendario" del partido y sus primarias para designar al candidato a los comicios presidenciales de 2012.

"Si tiene que hablar, pues bien; y si no habla, no cambiará el hecho de que, en lo que nos concierne, seguimos centrados en lo que es la acción política de corto y medio plazo", declaró Hamon.

Hamon, en referencia a Strauss-Kahn, afirmó que "nadie es indispensable" y que no creía estar en situación de recomendarle o no cuándo debe hablar.

"Para nosotros hoy, se trata de una contingencia exterior que respetamos, pero no cambia nuestro calendario", insistió el portavoz del PS.

Pese a que la Fiscalía abandonara la acusación de agresión sexual el pasado 23 de agosto, el caso de Dominique Strauss-Kahn va a continuar, dada la voluntad de que Naffissatou Diallo, la mujer que le acusó en Nueva York, de demandarlo por lo civil para reclamarle una indemnización.

En Francia, Strauss-Kahn tiene desde el mes de julio abierta otra demanda de la periodista y escritora Tristane Banon, que le acusa de haber intentado violarla en febrero de 2003.