Vivían en celdas apenas suficientemente grandes para girar el cuerpo en su interior y generalmente peleaban hasta que morían. Esa fue una de las revelaciones hechas el lunes sobre el destino de quienes habitaron una escuela romana de gladiadores cuyas ruinas fueron descubiertas recientemente en Austria.

Las ruinas de Carnuntum forman parte de una ciudad de 50.000 personas situada a 48 kilómetros (28 millas) al este de Viena y que floreció hace unos 1.700 años, un gran centro militar y comercial que unía los confines asiáticos del imperio romano con sus posesiones del centro y norte de Europa.

Localizadas y trazadas las ruinas con la ayuda de un radar especial, la totalidad de la escuela de gladiadores sigue bajo tierra, pero las autoridades dijeron que rivaliza con la famosa Ludus Magnus — la mayor de las escuelas de Roma para entrenar gladiadores — en estructura.

Los especialistas sostienen que las ruinas de Austria son incluso más detalladas que las de Roma, incluyendo los restos de un grueso poste de madera situado en medio de las zonas de entrenamiento, una efigie enemiga con la que se entrenaban los aprendices de ese oficio, prisioneros de guerra, convictos y esclavos en su totalidad.

"Es una sensación mundial, en el verdadero sentido de la palabra", dijo el gobernador de la provincia de la Baja Austria Erwin Proell. El parque arqueológico de Carnuntum y sus ruinas son "únicas en el mundo ... por su acabado y dimensión", agregó.

El complejo de los gladiadores forma parte de un lugar de 10 kilómetros cuadrados (3,9 millas cuadradas) que ocupaba la ciudad antigua, un lugar arqueológico visitado ahora anualmente por centenares de miles de turistas.

Las autoridades reconocieron que no tienen aún una fecha para comenzar a desenterrar la escuela de gladiadores ya que los especialistas necesitan tiempo para elaborar un plan que conserve la mayor parte posible de las reliquias enterradas.

"Cuando alguien sufre una herida importante, primero se practica una serie de tomografías antes de que el cirujano haga su trabajo", explicó Wolfgang Neubauer, director del Instituto Ludwig Bolzman para las Investigaciones Arqueológicas y Arqueología Virtual.

Las excavaciones comenzaron en 1870, aunque sólo ha sido excavado menos del 1% debido a la enormidad del conjunto y el lento proceso de restaurar lo ya desenterrado.

Neubauer dijo que una inusual "mancha blanca" detectada en una foto aérea hizo que los expertos examinaran el área con un radar de diseño avanzado que proyecta imágenes tridimensionales de los yacimientos subterráneos.

Ese tipo de máquinas han sido empleadas en el conjunto megalítico británico de Stonehenge y otros lugares arqueológicos europeos.

___

George Jahn tiene su cuenta en twitter en: http://twitter.com/georgejahn