Moamar Gadafi está decidido a combatir para retomar el poder, dijo el martes Mussa Ibrahim, portavoz del mandatario derrocado.

Sin embargo, la declaración de Ibrahim sucede horas después de que un enorme convoy de soldados de Gadafi cruzó la frontera del desierto libio con destino a Níger.

El martes, líderes de tribus en la fortaleza del mandatario libio trataban de persuadir a las fuerzas leales al régimen atrincheradas a que depongan sus armas, dijo un negociador de los rebeldes.

Aún así, Ibrahim se mostró desafiante.

Gadafi se encuentra "en excelente estado de salud y planea u organiza la defensa de Libia", dijo Ibrahim a la estación al-Rai de la cadena Syrian TV y agregó que tanto Gadafi como sus hijos siguen en territorio libio.

"Estamos combatiendo y resistiendo por el bien de Libia y de todos los árabes", dijo Ibrahim. "Seguimos fuertes y capaces de cambiar las cosas a nuestro favor y en contra de la OTAN", agregó.

Las fuerzas leales a Gadafi se han refugiado en varias poblaciones, entre ellas la ciudad de Bani Walid, aproximadamente a 140 kilómetros (90 millas) al sureste de Trípoli, la capital libia.

___

Los reporteros de The Associated Press Dalatou Mamane en Niamey, Níger; Slobodan Lekic en Bruselas y Karin Laub en Trípoli contribuyeron con este despacho.