La Unión Europea evitará caer en una recesión y está haciendo todo lo que puede para enfrentar los problemas de deuda de la región, dijo el lunes un alto funcionario de la Unión Europea.

José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, dijo que los 27 países de la Unión Europea y el euro son fuertes y que la región seguirá creciendo, aunque de forma modesta. El funcionario hizo las declaraciones desde Australia, de camino a participar en la cumbre de estados del Pacífico sur.

"No anticipamos una recesión en Europa", dijo Durao Barroso a los reporteros después de reunirse con la primera ministra australiana Julia Gillard y ministros de alto rango.

"Las más recientes predicciones hechas por la Comisión Europea muestran que habrá crecimiento, crecimiento modesto, es verdad".

"La Unión Europea y el euro son fuertes y resistentes y hacemos todo lo necesario, desde atacar los problemas presupuestales hasta fortalecer la gobernanza de la eurozona, desde hacer más estricta la regulación financiera hasta mejorar la competitividad en general", añadió.

Desacuerdos por los masivos déficits presupuestales de Grecia y por la forma para compensar faltantes en el financiamiento hicieron que los inspectores internacionales de la deuda suspendieran su revisión y se fueran de Atenas la semana pasada, mientras el ministro griego de Finanzas Evangelos Venizelos advirtió que una mayor recesión en su país afectará los esfuerzos para reducir el déficit.

La inesperada salida el viernes de las autoridades de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) marcó otra causa de conflicto entre las instituciones internacionales que demandan mayores reformas en un gobierno que está llegando a sus límites.