Un hombre murió al ser arrastrado por las inundaciones causadas por la tormenta tropical Lee en Misisipí, la primera muerte reportada hasta el momento que está directamente relacionada con las lluvias arrojadas por Lee, dijeron las autoridades.

La enorme tormenta arrojó más de 30 centímetros de lluvia en Nueva Orleáns y generó tornados en otras partes de Estados Unidos antes de debilitarse a depresión tropical, pero los meteorólogos advirtieron el lunes que aún representa una amenaza de inundación.

Se esperaba que los restos de Lee continuaran avanzando hacia el noreste. Las autoridades de varias áreas de Alabama, Luisiana y Misisipí cerca de la costa reportaron algunos daños por el viento y las inundaciones el domingo.

Los diques y el sistema de bombeo en Nueva Orleáns funcionaron correctamente.

Robbie Berg, especialista del Centro Nacional de Huracanes, dijo que la amenaza de inundaciones generadas por Lee podría ser más grave a medida que la lluvia avanza desde la región del Golfo de México, más plana, hacia la topografía accidentada de los Apalaches.

Más cerca del Golfo de México, el agua "simplemente va a estar allí un par de días", afirmó. "Arriba en los Apalaches se corren más riesgos de inundaciones repentinas".

La amenaza de tornados generados por los restos de Lee estaba disminuyendo el lunes por la mañana, señaló Fred Zeigler, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional, pero dijo que seguiría habiendo preocupación por una posible inundación costera.

Hasta el momento no se le había atribuido ningún fallecimiento a Lee, aunque un hombre que se deslizaba en tabla en Galveston, Texas, se ahogó cuando las intensas olas generadas por Lee lo arrastraron al mar.

El domingo por la noche, el vórtice de Lee se ubicaba a unos 90 kilómetros (55 millas) al oeste-noroeste de McComb, Misisipí y se desplazaba en dirección este-noreste a 11 kilómetros por hora (siete millas por hora), informó el centro de huracanes.

___

Los periodistas de The Associated Press Mary Foster y Janet McConnaughey en Nueva Orleáns; Holbrook Mohr en Jackson, Misisipí; y Greg Bluestein en Atlanta contribuyeron a este despacho.