La actividad económica de Chile creció el pasado mes de julio un 4 por ciento en comparación con el mismo mes de 2010, informó hoy el Banco Central.

La cifra se situó en línea con las expectativas del mercado y de los expertos, que fluctuaban entre un 4 y un 4,5 por ciento para el séptimo mes del año y de acuerdo con los analistas que vaticinan una desaceleración en la segunda mitad de 2011.

Según el organismo emisor, en el resultado de julio incidió el dinamismo del comercio, principalmente el minorista, contrarrestado por el desempeño de la Industria manufacturera y la caída de la actividad minera.

Las cifras corresponden al Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec), que abarca un 90 por ciento de los bienes y servicios incluidos en el producto interior bruto (PIB).

El Imacec anotó el pasado mes de enero un crecimiento del 6,8 por ciento respecto al mismo mes de 2010, mientras en febrero su expansión fue del 7,2 por ciento y en marzo del 15,2 por ciento, su mayor subida desde septiembre de 1992, cuando alcanzó un 16,4 por ciento.

En abril el indicador anotó una subida del 6,3 por ciento, cifra que subió a un 7,3 por ciento interanual en mayo y se situó en el 6,1 por ciento el pasado mes de junio.

En el primer semestre de este año, el PIB de Chile creció un 8,4 por ciento y el Banco Central revisó al alza su proyección de crecimiento para este año, dejándola entre un 6 y un 7 por ciento, mientras el Gobierno apuesta a una expansión del 6,6 por ciento este año.