Los socialdemócratas alemanes (SPD) abrieron hoy la ronda de contactos políticos para formar un gobierno de coalición en Mecklemburgo-Antepomerania, tan sólo un día después de haber ganado las elecciones locales en este estado federado.

El SPD, que obtuvo un 35,7 % de los votos (28 de los 71 escaños del parlamento regional), precisa al menos un socio de gobierno minoritario para alcanzar la mayoría absoluta en el legislativo del "Land".

Los dos candidatos para este papel son la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, Angela Merkel, que logró el 23,1 % de los votos (18 escaños); y La Izquierda, un partido de postcomunistas y disidentes socialdemócratas que cosechó ayer el 18,4 % de los escrutinios (14 escaños).

El candidato socialdemócrata y primer ministro de Mecklemburgo-Antepomerania, Erwin Sellering, calificó el resultado electoral de "sensacional" y aseguró que ahora es momento de "hablar" para más tarde, "con tranquilidad, elegir con quién" forma coalición el SPD.

En línea con la tónica de la campaña, Sellering ha evitado decantarse por ninguna de las dos formaciones que pujan por convertirse en sus socios minoritarios de gobierno.

Sellering, un exjuez de 61 de corta carrera política, ya señaló tras conocer los primeros pronósticos que las negociaciones entre partidos que arrancaron hoy persiguen encontrar al socio de gobierno con el que el SPD pueda lograr "un mayor número" de sus objetivos programáticos.

El SPD de Mecklemburgo-Antepomerania tiene experiencia de colaboración con ambas formaciones, ya que entre 2006 y 2011 ha gobernado en "gran coalición" con la CDU y en la legislatura anterior compartió el Ejecutivo con La Izquierda.

Sellering ha valorado públicamente la "gran coalición" de los últimos cinco años con la CDU y la ha tildado de "muy armónica", pero no ha descartado buscar alianzas en el otro extremo del espectro político, apuntando que una coalición con La Izquierda también es "posible".

Por su parte, Merkel reconoció en rueda de prensa que los resultados obtenidos ayer en este estado federado "no cumplen las expectativas" de su formación y subrayó que la CDU debe "discutir ahora el camino a seguir en el futuro".

Los Verdes, que lograron un nuevo éxito electoral al cosechar el 8,4 % de los votos (6 escaños), se mostraron satisfechos de haber conseguido entrar por primera vez en este parlamento regional.

Por último, el Partido Liberal (FDP), socio minoritario del Gobierno federal, asumieron públicamente su descalabro electoral en Mecklemburgo-Antepomerania, donde quedaron sin representación al obtener el 2,7 % de los votos, lejos del mínimo legal del 5 %.

El presidente del FDP habló del "sabor amargo" de esta derrota, que contrasta con el 9,6 % obtenido en los anteriores comicios, y abogó por hacer autocrítica y estudiar cambios a largo plazo en la formación.