La eurozona necesita un salto "cuántico" hacia la integración económica, dijo el lunes el próximo presidente del Banco Central Europeo, al dispararse los intereses de los bonos de países como Grecia e Italia, ante el creciente nerviosismo de los inversionistas.

Mario Draghi dijo durante una conferencia en París que uno de los problemas más agudos de la eurozona es la ausencia de coordinación fiscal, por lo que la solución una mayor integración.

Además, restó importancia a la idea de crear un eurobono: deuda emitida conjuntamente por todos los países de la eurozona. Algunos han sostenido que ello ayudaría a los países con economías más débiles a endeudarse más fácilmente al no tener que pagar intereses tan elevados, lo que a su vez aumenta su deuda soberana. Empero, los países estables como Alemania quieren que suba la tasa de interés de los países más endeudados.

En lugar de ello, Draghi sugirió que la eurozona adopte normas que exijan una mayor disciplina fiscal. Los países derrochadores en tiempo de bonanza, financiada por dinero barato, es una de las principales causas de la presente crisis.

Las tensiones del mercado aumentaron en lunes en Europa debido a la capacidad de algunos países para componer sus finanzas y la venta masiva en todas las bolsas importantes desatada ante el temor de que la economía estadounidense vuelva a caer en recesión.

La diferencia en las tasas de interés entre el bono griego y el de referencia alemán a 10 años alcanzó otro récord, al superar los 17,3 puntos porcentuales en las primeras al comenzar la tarde del lunes. El rendimiento de los bonos griegos superaba el 18%.

El rendimiento elevado encarece el precio del dinero que debe adquirir Grecia en los mercados internacionales de bonos, lo que hace más difícil la reducción de su deuda.

De hecho, ese rendimiento es tan elevado que Grecia ha dependido desde el año pasado del dinero de un fondo de contingencia de 110.000 millones de euros (157.000 millones de dólares) otorgado por sus socios de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

El 21 de julio, los líderes europeos acordaron un segundo plan de rescate por otros 109.000 millones de euros.

___

Las periodista de The Associated Press Elena Becatoros en Atenas y Gabriele Steinhauser en Bruselas contribuyeron a este despacho.