El nuevo ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, juró hoy su cargo ante el presidente Juan Manuel Santos, quien le pidió recurra a la innovación para darles "el puntillazo final" a los grupos armados ilegales.

"Vamos ganando y tenemos que seguir ganando a punta de innovación, de audacia, de perseverancia", expresó Santos tras la posesión y reconocimiento de tropas por Pinzón, quien después partió hacia la región del Valle del Cauca en su primer viaje como titular de Defensa.

Rincón ejercía como secretario general de la Presidencia y reemplaza desde hoy a Rodrigo Rivera, quien renunció el 31 de agosto al alegar razones personales.

"El enemigo está debilitado, pero no está derrotado", admitió el jefe del Estado, en el poder desde agosto de 2010, cuando sucedió a su correligionario Álvaro Uribe (2002-2010), quien gobernó con una política de seguridad democrática que Santos prometió mantener.

Santos observó que desde esa fecha han muerto en combate "406 terroristas" y detenidos otros 1.904, cifras que suponen un incremento del 20 y 90 %, respectivamente, frente al año anterior.

Agregó que han sido detenidos con fines de extradición 196 narcotraficantes, un 70 % más que en el periodo anterior.

Sin embargo, el gobernante advirtió de que "el terrorismo es audaz".

En alusión a las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN), Santos observó que "ahora se han dedicado a lanzar granadas y a hacer explotar bombas en varios lugares del país para generar la sensación de que están presentes".

Por ello "tenemos que perseverar, perseverar, perseverar, con paciencia, pero con efectividad", consideró, para señalar que "esa efectividad la da la innovación".

"Hay que estar siempre a la vanguardia", defendió Santos, y subrayó: "la innovación permanente nos dará esa ventaja estratégica para continuar debilitando cada vez más a ese narcoterrorismo".

Según Santos, esto "será una carta muy importante para jugar y darles el puntillazo final a esos grupos armados ilegales".

Este objetivo fue mencionado por Pinzón como uno de los "ocho objetivos estratégicos" a los que dará preferencia desde el Ministerio de Defensa, dependencia de la que hizo parte entre 2006 y 2009 como viceministro de Estrategia y la Planeación.

Hoy el nuevo ministro anunció que diseñará con los mandos militares y policiales "un proceso de revisión estratégica" que permita "generar un esquema de innovación" para "conducir una campaña admirable contra los grupos armados ilegales".

El propósito es "generar resultados, actuar con contundencia, con absoluto apego a la Constitución, a la ley, a sus políticas", explicó Pinzón, economista de 39 años y con una maestría en Relaciones Internacionales.

Dará prioridad a la seguridad ciudadana, a la definición de un marco jurídico contra las bandas criminales, denominadas bacrim por el Gobierno y que son las herederas de los viejos paramilitares desmovilizados durante el Gobierno de Uribe.

También al trabajo armónico con el Poder Judicial y los organismos de control y al ajuste de la estructura de fuerza de las instituciones armadas.

Sus objetivos estratégicos también serán la seguridad fronteriza y el mantenimiento de la paz, en coalición con fuerzas multinacionales como la OTAN, y contar con la capacidad de defensa que requiere cualquier Estado democrático.

"Tengo la responsabilidad histórica de liderar con humildad y dedicación, persistencia e innovación, un equipo de 440.000 hombres y mujeres cuya vocación de servicio reconozco", expresó Pinzón.

Además de ser un cercano colaborador de Santos durante casi dos décadas, el nuevo ministro es hijo de un antiguo general del Ejército y está casado con la hija de un militar.

Esas razones le convierten, según el presidente, en "una de las personas que más conocen" a las Fuerzas Armadas y policiales, en un país que vive un conflicto armado desde hace casi medio siglo.