Las autoridades alemanas rastrean a cerca de 1.000 extremistas islámicos que se encuentran en el país por sus posibles vínculos con actos terroristas, dijo el lunes el responsable de la seguridad en Alemania.

Hans-Peter Friedrich, ministro del Interior, dijo para la edición del lunes del periódico Bild que de ese total, 128 han sido identificadas como personas capaces de cometer ataques y 20 han recibido entrenamiento en campamentos terroristas.

Sin embargo, Friedrich intentó disipar temores al decir que "sabemos quiénes son estas personas".

Friedrich fue citado por el periódico al decir que en un suceso positivo, líderes musulmanes en Alemania participaron en junio en una conferencia sobre el "mal uso que se hace de la religión".