El presidente de EE.UU., Barack Obama, visitó hoy Paterson, en el estado de Nueva Jersey (noreste), para comprobar los daños causados en esa ciudad por el huracán "Irene", que inundó extensas áreas y obligó a evacuar a cientos de personas.

Obama eligió visitar Paterson, la tercera ciudad en importancia de Nueva Jersey, porque es un lugar que sufrió "graves impactos" durante el paso de "Irene" el pasado fin de semana por la costa este del país, explicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, a los periodistas que viajan en el avión presidencial.

Aunque el huracán "Irene" pasó hace una semana por Nueva Jersey degradado ya a tormenta tropical, en ese estado y en otros del noreste del país provocó las peores inundaciones en décadas.

Así ocurrió en Paterson, donde el río Passaic se desbordó a causa de "Irene", lo que provocó graves inundaciones y obligó a evacuar a cientos de personas.

Obama llegó a Paterson acompañado por el director de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA), Craig Fugate, y la administradora de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Lisa Jackson, entre otras autoridades.

A su llegada fue recibido por el gobernador de Nueva Jersey, el republicano Chris Christie, quien agradeció al presidente por las ayudas aprobadas para que su estado pueda afrontar la recuperación de lo dañado por "Irene".

"Irene", el primer huracán de la temporada de ciclones en la cuenca atlántica, se cobró la vida de más de 40 personas a su paso por la costa este y dejó a millones de usuarios sin electricidad.

Consultoras privadas estiman que los daños provocados por "Irene" ascienden a unos 10.000 millones de dólares.

Una semana después, es la tormenta "Lee" la que está dejando fuertes lluvias e inundaciones en varias áreas costeras de los estados de Misisipi y Luisiana, en el sur de EE.UU..

Las autoridades de Nueva Orleans (Luisiana), donde el huracán "Katrina" causó una tragedia hace seis años y dejó unos 1.800 muertos, están especialmente atentas a "Lee" y ordenaron evacuar algunas zonas que están fuera del sistema de diques de la ciudad como medida de prevención.

Obama sigue también la evolución de "Lee" y está en contacto permanente con las autoridades de FEMA, puesto que al Gobierno le preocupa la "gran cantidad de lluvia que ha dejado y dejará" la tormenta, según el portavoz de la Casa Blanca.