Un programa federal destinado a identificar y deportar a inmigrantes que carecen de permiso para estar en el país está generando temores entre ciertos habitantes de Vermont, donde los jornaleros mexicanos son una fuerza básica de la industria lechera.

Los opositores dicen que la aplicación agresiva de la iniciativa Comunidades Seguras podría dañar a la golpeada industria láctea del estado y convertir a muchos de los 1.200 a 1.500 trabajadores inmigrantes en virtuales esclavos de las granjas donde trabajan, temerosos de salir por miedo a ser detenidos y deportados.

"No nos va a hacer ningún bien. Sólo nos puede hacer daño potencial", dijo Clark Hinsdale, un granjero lechero y presidente de la Oficina Agrícola de Vermont.

El programa requiere que las policías estatales y locales envíen al FBI las huellas dactilares de presuntos delincuentes, a fin de ser comparadas con una base de datos nacional y determinar el estatus de inmigración de esas personas.

Massachusetts e Illinois son apenas unos cuantos estados que han desafiado el mandato del Departamento de Seguridad Nacional de sumarse al programa, alegando que no están obligados a cumplir las leyes federales.

Los defensores de los peones dicen que el programa afectará la seguridad pública porque los inmigrantes tendrán miedo de denunciar delitos a la policía por temor a ser deportados.

Over López, de 21 años, ha reunido 70 firmas de sus colegas jornaleros en un documento para pedirle al gobierno de Vermont que rechace el programa federal. La organización VT Migrant Farmworker Solidarity Project (Proyecto de Solidaridad con los Trabajadores Agrícolas Migratorios de Vermont) también está recaudando firmas de jornaleros y la gente en general.

"También quiero que el pueblo de Vermont, el gobernador y los representantes de Vermont le digan a (el presidente Barack) Obama que cumpla sus promesas incumplidas con la comunidad latina, que lo ayudó a ser elegido, frenando este programa injusto que está destrozando nuestras comunidades y que trabaje por una reforma migratoria justa y amplia", dijo en una declaración escrita.

La secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, dijo la semana pasada que el departamento se centrará en la deportación de inmigrantes que no tengan permiso de residencia pero que sean delincuentes o supongan una amenaza para la seguridad nacional o la seguridad pública.

La decisión se produjo en medio de protestas de las comunidades de inmigrantes, las cuales sostienen que el gobierno federal está demasiado enfocado en la deportación de inmigrantes que carecen de permiso para estar en Estados Unidos pero que no tienen antecedentes penales ni han sido fichados luego de infracciones de tránsito u otros delitos menores.

El Departamento de Seguridad Nacional ha dicho que Comunidades Seguras es un programa de intercambio de información que se centra en combatir la delincuencia.