El socialista y oficialista Partido de los Trabajadores (PT), la formación política de la actual presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y de su antecesor y mentor político, Luiz Inácio Lula da Silva, defendió hoy la adopción en Brasil de un marco regulador para los medios de comunicación.

La propuesta, una antigua bandera del PT que llegó a ser discutida durante el Gobierno de Lula pero que era ignorada por Rousseff, fue incluida en la Resolución Política aprobada este domingo en la sesión de clausura del IV Congreso Nacional del Partido de los Trabajadores, en Brasilia.

Pese a que los dirigentes de la formación dijeron ser contrarios a cualquier forma de censura, alegaron que Brasil necesita de una herramienta para impedir el periodismo partidario y la concentración de los medios de comunicación en pocas manos.

"Para nosotros es una cuestión de principios repudiar, rechazar y bloquear cualquier intento de censura o restricción a la libertad de prensa, pero el periodismo marrón (sensacionalista) de ciertos medios, que a veces llega a prácticas ilegales, tiene que ser responsabilizado cada vez que falsee los hechos y distorsione las informaciones para calumniar, injuriar o difamar", según el texto.

"La inexistencia de una Ley de Prensa y la no reglamentación de artículos de la Constitución que tratan sobre la propiedad cruzada de los medios, así como la violación de los derechos humanos presente en los medios y el dominio de los medios por algunos pocos grupos económicos, afectan la democracia, silencian las voces, marginalizan las multitudes y crean un clima de imposición de una única versión para Brasil", agrega el manifiesto.

El partido oficialista alegó que todas esas razones y la politización de algunos medios lo llevan a defender un marco regulador "capaz de democratizar los medios en el país".

En diferentes oportunidades las páginas editoriales de los principales diarios de Brasil se han referido a la propuesta del PT como una iniciativa para intentar controlar los medios de comunicación.

Según tales editoriales, la propuesta es relanzada por el Partido de los Trabajadores cada vez que, como en la actualidad, los medios de comunicación denuncian diferentes escándalos de corrupción.

La defensa del marco regulador para la prensa había sido incluida en el borrador de la Resolución Política el sábado pero podía ser alterada hasta este domingo, lo que no ocurrió.

Por el contrario, el presidente del PT, Rui Falcao, aseguró que la formación, por decisión unánime, se esforzará para que la propuesta sea presentada por el Gobierno y aprobada por el Congreso.

Falcao recordó que el Gobierno de Lula dejó listo un proyecto de legislación que actualmente está siendo revisado por el ministro brasileño de Comunicaciones, Paulo Bernardo, un importante líder del PT.

El dirigente agregó que el PT presionará legalmente a los parlamentarios para que el proyecto sea aprobado.

Durante el Congreso también fue aprobado una resolución que mantiene, por lo menos para las elecciones municipales de 2012, la política partidista de acordar amplias alianzas con diferentes formaciones, incluyendo algunas conservadoras.

La resolución apenas veta alianzas con las formaciones que son declaradas opositoras del Gobierno de Rousseff, como el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

El PT también introdujo algunas reformas en su estatuto, entre ellas una que aumenta la participación de las mujeres en sus directorios y la que limita el número de mandatos legislativos que sus integrantes pueden ejercer a partir de 2014.

Los senadores del PT, por ejemplo, apenas podrán reelegirse una vez, ya que tendrán que dar la oportunidad a otros correligionarios a aspirar a ese mandato.