Diez muertos y dos desaparecidos es el resultado de una inundación en una mina de carbón en la región suroccidental china de Sichuan, según un portavoz de los equipos de rescate citado hoy por la agencia oficial Xinhua.

Los equipos de socorro, según el portavoz, recuperaron los cadáveres de diez mineros que se vieron sorprendidos por un torrente de agua mientras perforaban y no pudieron escapar, algo que sí consiguieron 18 de los 30 picadores que trabajaban en ese momento.

Tras la identificación de los cuerpos, los equipos de rescate prosiguen con las labores para tratar de encontrar a los dos mineros desaparecidos aunque las opciones de encontrarlos con vida son, según el portavoz, "muy escasas".

Las causas del siniestro son investigadas y el dueño de la mina ha sido puesto a disposición judicial hasta que se aclare el accidente y se haga una inspección de los sistemas de seguridad de la mina y de los permisos de la misma.

Esta noticia llega sólo cuatro días después de que diecinueve mineros fueran rescatados con vida en otra mina de carbón de Qitaihe, ciudad de la provincia de Heilongjiang, tras pasar más de 165 horas atrapados bajo tierra.

El carbón supone todavía un 70 % del consumo energético de China y, aunque desde 2005 el Gobierno central ordenó el cierre de 15.300 pequeños pozos hulleros en todo el país, el gigante asiático sigue concentrando la más alta siniestralidad en las explotaciones de carbón del mundo, con más de 3.000 muertes anuales.