Los Titans de Tenesí están disfrutando de un refrescante inicio en la era post-Vince Young/Jeff Fisher.

El drama y las distracciones se han ido junto con el quarterback y el entrenador luego del colapso en 2010 que se tradujo en un récord de 6-10. Eso llevó a la decisión de dar de baja a Young y tres semanas después a la de romper relaciones con Fisher, el único entrenador en jefe que había conocido la franquicia desde 1994, cuando todavía eran los Oilers de Houston.

Bud Adams, propietario del equipo, encontró a su nuevo coach en casa, al ascender a Mike Munchak de asistente de la línea ofensiva a entrenador en jefe, lo que supuso la elección de un hombre que ha estado con la organización desde 1982, cuando los Oilers reclutaron al entonces liniero ofensivo de la Universidad Estatal de Pensilvania. Y Munchak quiere empezar a ganar desde ahora.

"La belleza de la NFL es que puedes pasar de 6-10, como nosotros el año pasado, a ganarlo todo, así que, ¿por qué no nosotros?", dijo Munchak.

Los Titans se armaron en la posición de quarterback, primero al reclutar al promisorio Jake Locker de la Universidad de Washington con la octava selección del draft, y luego al fichar al veterano Matt Hasselbeck mediante un contrato de tres años.

"En mi mente hay un gran ataque por carrera, gran línea ofensiva, buenas jugadas de pase, talentosos wide receivers, grandiosos running backs, buena defensa", comentó Hasselbeck sobre su decisión de llegar a Tenesí. "Quiero decir que es perfecto".

Adams, quien cumple 89 años de edad en enero, no se detuvo en gastos ahí.

Tras ausentarse del inicio de los entrenamientos de pretemporada en protesta porque quería un contrato más jugoso, el running back Chris Johson finalmente logró un acuerdo por cuatro años y 53 millones de dólares, de los cuales 30 millones son garantizados.

Resta por ver si la ausencia de los entrenamientos afectará el desempeño de uno de los mejores corredores de la liga.

Los Titans se cargaron de defensivos en el draft encabezados por el linebacker Akeem Ayers. Una vez que el paro laboral concluyó, ficharon al veterano tackle Shaun Smith y al linebacker medio Barrett Ruud, entre otros. Esos movimientos tratan de mejorar a una defensa que se ubicó 26ta yardas totales permitidas en 2010 y la 29na contra el pase.

Ningún dato habla de lo débil de la defensa de Tenesí en 2010 que los cinco jugadores con al menos 100 tacleadas, incluyendo 160 del linebacker Stephen Tullock. Pero hay buen material, incluyendo a los golpeadores profundos Chris Hope y Cortland Finnegan.

Los Titans han recibido con los brazos abiertos las nuevas reglas de Munchak. En el vestidor del equipo ya no se permiten los televisores, los sistemas de juegos de video ni los grandes estéreos, que fueron causa de continuos desencuentros en el pasado. Las gorras tampoco son permitidas ya en las instalaciones.

"Veo a un equipo unido, y eso no es mucho de lo que hemos visto en el pasado", aseguró el fullback Ahmard Hall. "Hemos visto muchas cosas individualistas, muchas distracciones. La defensa está conectada con la ofensa. Somos los Titans de Tenesí en lugar de la ofensa y la defensa y gente haciendo cosas por su cuenta".

Eso por sí solo pudiera ayudar a un equipo que tuvo una racha de seis derrotas en cada una de las pasadas dos temporadas.

El quarterback fue la mayor interrogante de meses pasados. Ahora se espera que Hasselbeck inicie la campaña como titular, aunque tiene competencia de Locker, cuyo aplomo, liderazgo y precisión han sido impresionantes en un principio.

Los Titans necesitaban una amenaza en el ataque por pase para ayudar a liberar a Johnson en el juego por carrera. Después de su temporada de 2.006 yardas, el corredor obtuvo 1.364 en 2010, cuando los rivales se estuvieron dedicando a llenar de gente la línea de golpeo, obligando a Tenesí a tratar de vencerlos por aire.

No fue así y el equipo naufragó.

Los receptores Britt y Nate Washington, junto al tight end Jared Cook, le dan a Hasselbeck armas para tratar de hacerlo. La temporada pasada Johnson fue el mejor receptor del equipo con sólo 44 pases atrapados y eso no será suficiente para llegar lejos.