Rusia ensayó con éxito un misil intercontinental RS-12m "Tópol" con una ojiva experimental, informó hoy el Ministerio de Defensa ruso.

El cohete fue lanzado de la base de Pletsets, en el noroeste de Rusia, y la carga experimental impactó en un blanco situado en un polígono de la península de Kamchatka, en el extremo oriente del país, con "un alto nivel de precisión", según declaró un portavoz de esa cartera citado por la agencia Interfax.

Agregó que el lanzamiento de prueba tenía como objetivo verificar las características técnicas y de vuelo de este tipo de misiles, así como el ensayo de una nueva ojiva con la que en futuro podrían ser pertrechados los cohetes intercontinentales rusos.

El portavoz indicó que el cohete "Tópol" empleado en el ensayo fue fabricado en 1988 y estuvo en servicio hasta marzo de este año en una unidad emplazada en Siberia.

Los misiles Tópol, que entraron en servicio de las Fuerzas Estratégicas de la URSS en 1988, tienen tres etapas, funcionan con combustible sólido y pueden alcanzar blancos a distancias de hasta 10.000 kilómetros.

La masa del misil en el momento del lanzamiento es de poco mas de 45 toneladas y porta una carga monobloque de 550 kilotones de potencia.

Rusia confía en que los misiles balísticos intercontinentales Tópol y Bulavá -estos últimos aún en período de pruebas y que se emplazarán en submarinos nucleares de última generación- le permitan mantener la paridad nuclear con EEUU por lo menos durante el próximo medio siglo.