La gobernadora republicana Susana Martínez y los demócratas en la legislatura se encaminan a un enfrentamiento en una sesión especial para tratar la cuestión políticamente conflictiva de la modificación periódica en el trazado de los distritos.

La legislatura se reúne el martes, pero Martínez ha irritado a los demócratas porque quiere que los legisladores consideren una amplia serie de propuestas además del nuevo trazado distrital que se realiza una vez cada diez años.

Entre las prioridades de la gobernadora está dejar de emitir licencias de conducir a los inmigrantes que carecen de permiso para vivir en el país, así como una propuesta de no promover al grado siguiente a los alumnos de tercer grado que no lean de manera eficiente.

Ambas medidas fracasaron este año durante la sesión regular de 60 días y muchos demócratas están descontentos por la perspectiva de volver a considerarlas durante una sesión especial de la legislatura. Creen que gran parte de la agenda de la gobernadora republicana, en particular la cuestión de las licencias de conducir, forma parte de una estrategia republicana de forzar a los demócratas a votar sobre cuestiones candentes que puedan ser usadas en las elecciones del 2012.

"Todo esto es politiquería. No se trata de hacer lo que es correcto", opinó el presidente del Senado, el demócrata Tim Jennings.

El y otros dirigentes demócratas quieren que la sesión se concentre en el trazado distrital y no está claro cuánta atención prestarán a los proyectos en la agenda de Martínez.

El titular de la Cámara de Representantes Ben Lujan, demócrata, dijo que es posible que los legisladores concluyan el retrazado antes de volcar su atención a otras medidas. Esa posibilidad podría dejar a la gobernadora un margen estrecho para decidir qué hacer con los planes de retrazado que apruebe la legislatura.

Tradicionalmente, ambos partidos aprovechan la cuestión del trazado distrital para buscar ventajas políticas en elecciones futuras.

______

Barry Massey está en Twitter en http://twitter.com/bmasseyAP