La perra Yeti tenía ya numerosos cachorros que alimentar cuando un grupo de cerditos la eligió como segunda madre.

Desde entonces, la perra de una granja cubana ha hecho doble labor, amamantando no sólo a sus cachorros, sino a los 14 cerdos.

El granjero Mannorkys Santamaría dijo que los cerditos se alimentan también de sus madres, pero cuando ven a Yeti, corren hacia ella para buscar leche. En un día reciente, los puerquitos siguieron a la perra por toda la granja, como si fuera su auténtica madre.

"Nadie le impuso eso a la perra", dijo Santamaría. "Los puerquitos solos lo descubrieron. Ella estaba terminando de amamantar a sus hijos perritos, y eso lo descubrieron y empezaron a amamantar solos a partir de los 15 días".

Santamaría, de 35 años, y su esposa Eida Fernández, de 40, crían cerdos, pollos, palomas y pavos en su pequeña granja en la provincia oriental de Camagüey. Tienen también varios perros mestizos, que han llegado a la propiedad al paso de los años y se han quedado.

Hasta ahora, Yeti es la única perra que ha decidido ser madre adoptiva de los puerquitos. Fernandez dijo que, al parecer, a la perra no le molesta amamantarlos. Todos los cachorros de Yeti, salvo uno, fueron regalados a otras personas, y el cachorro restante se alimenta junto a los cerditos.

"Los puerquitos al salir del corral parece que huelieron (olieron) la leche de la perra y parece que un lechón comenzó. Parece que ese olor le llamaba la atencion y le gritaba a la perra con tal de que le diera", dijo Fernandez.

"Al principio vimos y no pensábamos que la perra las iba a dejar mamar... la perra se esquivaba pero después ya", agregó.