Con la bandera de Venezuela tatuada en el hombro, Eduar Villanueva quiso transmitir un mensaje tras figurar el sábado octavo en la final de los 1.500 metros del Mundial de atletismo: "Esto apenas comienza".

Esa fue la proclama del mediofondista de 27 años, primer venezolano en disputar una final en un campeonato del mundo.

"Estaremos entre los mejores más adelante", declaró Villanueva a The Associated Press. "Esto es el inicio de algo que tengo pensado. Espero que las circunstancias y las oportunidades se me presenten para que esto que se tiene visualizado pueda hacerse realidad".

Villanueva cronometró 3 minutos, 37 segundos y 31 centésimas en la final, por debajo de su mejor tiempo personal de 3:36.96 que había logrado el jueves durante las semifinales.

El keniano Asbel Kriprop (3:35.69) fue el triunfador, seguido por su compatriota Silas Kiplagat (3:35.92) y el estadounidense Matthew Centrowitz (3:36.08).

Después de haber sido eliminado en primera ronda en los 800 metros en el Mundial de Osaka 2007 y los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, Villanueva cambió de distancia.

Gracias al respaldo financiero de las autoridades deportivas venezolanas, Villanueva pudo entrenarse durante tres meses en España bajo la tutela de Mariano García-Verdujo, el seleccionador de mediofondo de los españoles.

El esfuerzo se pudo apreciar en Daegu con un desempeño inédito para el atletismo venezolano

Hasta la fecha, las mejores actuaciones de venezolanos en los mundiales correspondían a William Wuyke y Yoger Medina. Wuyke superó la primera ronda de los 800 en Roma 1987, mientras que Medina fue vigésimo en el lanzamiento de la bala en Gotenburgo 1995.

Villanueva no es tímido en cuanto a ambiciones y estima que tiene mucho espacio para seguir creciendo, sintiéndose capaz de pelear por el podio en futuros mundiales y olimpiadas.

"Muchos lo sueñan. Otros lo logran y otros no. Es un tema de hechos y no de palabras", declaró.

Sobre la carrera del sábado, reconoció que "pude haber arriesgado un poco más a la punta" pero afirmó que "no tengo arrepentimiento".

"Estaba esperanzado de poder mantenerme adelante con los líderes para la parte final, pero se mantuvo la misma diferencia. Está claro que son corredores de muy nivel alto, pero esto no está mal para ser mi primera experiencia".