Sandor Kepiro, ex agente de las fuerzas especiales de seguridad de Hungría absuelto recientemente de los cargos de crímenes en la época del Holocausto, ha muerto. Tenía 97 años.

Kepiro falleció el sábado por la mañana en un hospital de Budapest, dijo su abogado Zsolt Zetenyi, quien añadió que los médicos no especificaron la causa de su muerte.

Las acusaciones de que Kepiro, un ex capitán de la gendarmería, fue responsable de la muerte de 36 personas en las incursiones realizadas por las fuerzas húngaras en el norte de Serbia durante la Segunda Guerra Mundial fueron anuladas en julio por una corte de Budapest debido a la insuficiencia de pruebas.

El Centro Simon Wiesenthal planteó el caso de Kepiro ante las autoridades húngaras en el 2006.