Con la presencia del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, el más ilustre hincha del Corinthians, los dirigentes de este club de la ciudad de Sao Paulo firmaron hoy el contrato para la construcción del estadio Itaquerao, una de las sedes del Mundial que Brasil organizará en 2014.

El contrato por 820 millones de reales (unos 512,5 millones de dólares) fue suscrito con la constructora brasileña Odebrecht, que hace un mes inició las obras del estadio que tiene las mayores posibilidades de ser el escenario para el acto y el partido inaugural del Mundial.

El Itaquerao, que será construido gracias a financiación de un banco estatal y a exenciones de impuestos extraordinarias, será en el futuro la casa del Corinthians, el club más popular de la mayor ciudad brasileña y el segundo más popular de Brasil después del Flamengo.

La firma del contrato entre el Corinthians y Odebrecht fue realizada en un acto especial en el terreno en donde hoy es construido el estadio y en el que también se conmemoró el centésimo primer aniversario del club paulista.

Lula, un apasionado aficionado del fútbol y declarado seguidor del 'Timao' (equipazo), fue, según versiones de prensa, el mediador entre los dirigentes del club y de la Odebrecht, una empresa con millonarios contratos con el Gobierno.

"El estadio será la sede de la inauguración del Mundial. Pero fue el Mundial el que entró en la historia del estadio del Corinthians y no el Corinthians el que planeó un estadio para el Mundial", afirmó Lula al destacar los viejos sueños de los hinchas del club de contar con un estadio propio.

"Este estadio saldría con o sin Mundial", agregó Lula.

El Corinthians, por lo general, disputa sus partidos en estadios públicos de la mayor ciudad brasileña debido a que el Morumbí, el mayor estadio de esta urbe, pertenece al club Sao Paulo.

El Morumbí era señalado inicialmente como el estadio de la ciudad de Sao Paulo para el Mundial, pero las millonarias reformas exigidas por la FIFA hicieron inviable esta posibilidad.

El Corinthians tenía un acuerdo con la Odebrecht para construir un estadio menor de 335 millones de reales (unos 209,4 millones de dólares) pero, ante la posibilidad de servir de sede para el Mundial, aceptó más que doblar el presupuesto para un escenario con capacidad para 65.000 espectadores y todas las exigencias de la FIFA.

Pese a la seguridad con que Lula anunció el 'Itaquerao' como escenario del encuentro inaugural del Mundial, la FIFA aún no anunció su decisión final y el honor también es disputado por las ciudades de Belo Horizonte y Brasilia, ya que lo más probable es que la final sea disputada en el Maracaná de Río de Janeiro.

La previsión del Corinthians es que el estadio esté listo en diciembre de 2013, por lo que la FIFA excluyó a Sao Paulo como escenario de la Copa de las Confederaciones, que será disputada exactamente un año antes del Mundial.