En su primer partido desde la caída del régimen de Moamar Gadafi, la selección libia venció el sábado 1-0 a Mozambique en las eliminatorias de la Copa Africana de Naciones y desató festejos en la principal plaza de Trípoli.

El partido se jugó a puertas cerradas en Egipto por razones de seguridad, mientras continuaba la lucha entre las fuerzas insurgentes y efectivos leales a Gadafi.

Libia usó un nuevo uniforme blanco que llevaba en el pecho un mapa del país en rojo, verde y negro, los colores de la época anterior al régimen de Gadafi.

La mayoría de los jugadores son de Bengasi, la ciudad que se convirtió en principal reducto de los rebeldes desde que la insurrección comenzó en febrero.

Rabie el-Lafi anotó el gol a los 30 minutos con un tiro al ángulo derecho luego de un centro desde la derecha de Mohamed al-Mughrabi.

Con la victoria, Libia suma seis puntos y es segundo en su grupo detrás de Zambia.

Cientos de personas festejaron con disparos al aire en la Plaza de los Mártires en Trípoli.

"Primero tuvimos una gran victoria sobre el despotismo y ahora en el fútbol", dijo Abdel-Wahab Shush, de 52 años, que festejaba con su hijo pequeño en la plaza tras mirar el partido en una pantalla gigante.