Andrés Iniesta dijo que la trifulca que protagonizaron las selecciones de España y Chile el viernes en un amistoso demuestra la unión que existe entre los futbolistas del Barcelona y el Real Madrid en el plantel campeón del mundo.

Los últimos instantes del encuentro en St. Gallen, que ganó España por 3-2, se vieron manchados por los empujones entre ambos planteles después que Iniesta encaró al chileno Arturo Vidal, que fue empujado por Alvaro Arbeloa.

Iniesta juega en el Barcelona y Arbeloa en el Madrid, los archirrivales del fútbol español que han tenido fuertes roces en sus enfrentamientos recientes.

"La tangana no unió, escenificó que nos llevamos bien", comentó Iniesta. "Hay que dejar de alimentar el debate de que hay mal rollo. Nos defendemos jugando al fútbol y apoyándonos cuando hay lío".

Iniesta marcó uno de los goles en la remontada de la selección española, que perdía 2-0 ante Chile.