Los primeros cuatro cuerpos rescatados del avión militar que se estrelló con 21 personas a bordo el viernes en el archipiélago Juan Fernández eran trasladados la tarde del sábado a esta capital para su identificación, informó la fuerza aérea chilena.

El general Ricardo Gutiérrez, inspector general de la FACH, dijo que un avión de transporte partió desde la isla Robinson Crusoe con los cuerpos de dos mujeres y dos hombres rescatados en por pescadores.

Otros dos cuerpos habrían sido recuperados, pero el jefe militar dijo que no hay confirmación oficial.

El avión, un CASA 212, se estrelló en el mar cerca del aeropuerto de la isla tras no poder aterrizar por fuertes ráfagas de viento.

Equipos de rescate, aviones, helicópteros y dos fragatas enviadas desde el continente, así como los pescadores de la pequeña isla, participan en la búsqueda.

El presidente Sebastián Piñera admitió la dificultad para encontrar sobrevivientes "dadas las características del accidente".

Al concurrir a los estudios de la televisión estatal, Piñera manifestó: "no quiero crear falsas expectativas".

El contraalmirante Cristián de la Maza, jefe de la segunda zona naval, informó que en el lugar donde se habría estrellado el avión el mar tiene una profundidad de entre 60 y 100 metros.

El gobierno envió en la madrugada a la isla al ministro de Defensa, Andrés Allamand, y al jefe de la fuerza aérea, general Jorge Rojas, junto a un grupo de buzos tácticos.

Según informó a la prensa el alcalde isleño, Leopoldo González, los cuerpos tenían que ser trasladados al continente, distante 670 kilómetros, para ser identificados. González, un avezado pescador de la isla arrasada en parte por un maremoto en febrero del año pasado, confirmó que los cuerpos encontrados no portaban chalecos salvavidas.

En declaraciones a radio Cooperativa el funcionario confirmó que el aparato se estrelló en el mar y que el parecer el impacto fue violento. "Encontramos objetos muy destrozados", dijo.

Agregó que "hay que ser realista, no creo que haya sobrevivientes. Lo que he visto indica que no habrían sobrevivientes".

Entre los pasajeros que viajaban en el aparato, pilotado por una teniente de la fuerza aérea, se encontraba un equipo de cinco personas de un programa matutino de la televisión estatal, entre ellos el animador Felipe Camiroaga.

Camiroaga, de 44 años, es uno de los más populares y queridos animadores de la televisión local. Es el principal conductor del programa matinal de TVN "Buenos Días a Todos", anima el estelar "Animal Nocturno" y fue coanimador del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar en 2009 y 2010.

También viajaba el empresario Felipe Cubillos, cuñado del ministro de Defensa, quien encabeza un grupo que ha colaborado activamente en la reconstrucción de la zona de la isla devastada por el maremoto.

El equipo de televisión debía participar en la inauguración de los trabajos de restauración.

La emergencia fue dada alrededor de las 18 del viernes (2100 GMT) luego de que el aparato perdió contacto con la torre de control isleño. Felipe Paredes, a cargo de la torre control, relató que vio en dos oportunidades a la aeronave sobrevolar la pista de aterrizaje de la isla, considerada de difícil maniobrabilidad por los vientos que suelen soplar en la zona, y que posteriormente desapareció. Las ráfagas le habrían impedido a la piloto aterrizar en la pista, que concluye en un acantilado.

El archipiélago Juan Fernández está formado por tres pequeñas islas: Robinson Crusoe, Alejandro Selkirk y Santa Clara. Robinson Crusoe y Alejandro Selkirk, un náufrago, recuerdan la novela y el protagonista real de las desventuras del personaje ficticio de la obra de Daniel Defoe de 1719.

El único centro poblado, formado por unas 600 personas dedicadas preferentemente al turismo y la pesca, en especial de langostas, se encuentra en la bahía Cumberland de la isla Robinson Crusoe.

El accidente aéreo impactó al país. La fundación Salvador Allende suspendió el funeral del derrocado presidente socialista previsto para el domingo y en una decisiva reunión de Piñera con dirigentes estudiantiles, maestros y rectores para solucionar el prolongado conflicto educacional se efectuó un minuto de silencio.