El embargo de la Unión Europea (UE) al petróleo procedente de Siria, que entró en vigor hoy, impactará "directamente" sobre la capacidad del régimen de Bachar al Asad para financiar su "violenta represión" de las protestas ciudadanas, según el Departamento de Estado de Estados Unidos.

"Las ventas de petróleo son una fuente clave de ingresos y divisas para el régimen de Asad, por lo que esta nueva sanción impactará directamente sobre la capacidad del régimen para financiar su violenta represión de las protestas pacíficas", resaltó en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

Ese embargo y nuevas sanciones a otras personalidades y empresas del régimen sirio acordadas por la UE "envían una poderosa señal a Asad para terminar con la violencia y permitir que comience una transición política pacífica", afirmó Nuland.

Además, la portavoz recordó que Estados Unidos y sus socios internacionales continuarán con la "presión política y económica" para forzar la renuncia de Asad y "permitir al pueblo sirio llevar a cabo una transición pacífica".

Con el embargo al petróleo sirio, los Veintisiete pretenden reducir los medios de financiación del régimen de Asad, que vende el 95 por ciento de su crudo a Europa.

Los ministros europeos de Exteriores, reunidos en un encuentro informal en Sopot (Polonia), seguirán discutiendo hoy nuevas medidas de presión económica y política contra el régimen sirio, aunque no está previsto que concreten por el momento más sanciones, según declaró ayer la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.